Archive for 5 octubre 2006

Relax y Recuerdo

octubre 5, 2006

No hacer nada. Tumbarte en la cama a las 10 de la noche después de tomarte unas cervezas medio resfriado con leve dolor de cabeza sabiendo que al dia siguiente no tienes que trabajar. Esto no tiene precio.

Despertarte a las 9 de la mañana relajado, solo un leve resfriado ocupa tu nariz. Después de 3 días sin sentir el agua fría recorriendo tu cuerpo, sales de la ducha y no hay toalla. Estornudas.

Sigues relajado porque sabes que no vas a hacer nada. En tu selebro solo hay una mezcla entre carta de ajuste y película survietnamita de recolectores de arroz. Respiras tranquilo. No puedes, entonces vas al baño y te suenas los mocos. Esto es vida… Santander y su clima.

Te vistes: los vaqueros y ese jersey de lana viejo de mujer que te intenta regalar tu madre siempre que vienes a verla. Silencio. Tu hermana pequeña se ha ido al cole y solo oyes a tu novia duchándose a lo lejos.

Respiras levemente para no perturbar esta tranquilidad que te invade. El gorgoteo del agua a lo lejos se mezcla con el ronroneo del ventilador del ordenador interpretando la majestuosa partitura de la tranquilida. Sonríes. Te sientes vivo.

Frente a ti, un sauce llorón descansa con sus alicaídas ramas del temporal de la otra noche. Él no perdió ninguna rama, pero llora por toda la sabia derramada por sus congéneres de todo el litoral cantábrico. Lágrimas verde y oro se derraman relucientes sobre el celeste del cielo, mientras una paloma alza el vuelo y se posan dos gorrioncillos.

El bullir de una ciudad ni se percibe a lo lejos, la tranquilidad del Sardinero deleita mi sentir ocioso. Me calzo, las zapatillas de deporte que compré ayer agradan más a mis pies que las duras botas técnicas y que los encorsetados zapatos. Andar, pasear al ritmo cántabro y lento, reconfortará más mi alma que masajes en balneario snop urbanos, de esos llamados spa.

Esa gente mayor que tanto quiero habita en este país de lluvias y vientos. Los años pasan más rápido, y para ellos aumenta el recuerdo. Quiza algún día estos días se sumen al mío: historias y abrazos, despedidas y anhelos. Vuelve pronto, no te vayas tan lejos. Sevilla y el Mar, Santander y el cielo.

Anuncios