El Origen de “La Casa del Abuelo”

Desde que tengo uso de razón he correteado por sus rincones. Probablemente esta enclavada en el lugar más tranquilo y acogedor del mundo. Es atemporal. Pueden pasar lustros y suceder todo tipo de cosas que nos afectan, pero vuelves a esta casa y todo parece seguir igual que siempre.

La casa de mis abuelos es, sin duda, uno de los lugares que considero más míos. Mi familia, después de habitar 3 casas distintas se dividió en 2 y, desde entonces, cada mitad ha habitado 3 casas. Yo ahora vivo en mi cuarta casa desde que abandoné el nido familiar, pero “La Casa del Abuelo” siempre es la misma y te abraza de la misma forma cada vez que entras por el portón blanco y subes la cuesta.

En el jardín hay cuatro árboles que tienen más de 90 años, entre ellos una palmera que se puede ver desde las mejores vistas de Santander: Cabo Mayor, Cabo Menor, desde los jardines de Piquío, desde el toda la Bahía, desde la Isla de Mogro (ahora conocida como “Mouro”)… siempre erguida orgullosa coronando las tierras que compró el bisabuelo de mi abuelo a la I República.

En el año 1862, la ciudad de Santander regaló a la Casa Real la finca de “La Alfonsina”. Pero aquellos años fueron convulsos en la estabilidad política, corriendo tiempos difíciles para la monarquía, ya que 6 años despues, al grito de “¡Abajo los Borbones! ¡Viva España con honra!” se imponía “la Gloriosa”, cuya junta revolucionaria devolvería al pueblo de Santander la finca. Isabel II se exilió en Francia, y los borbones no volvieron hasta la caída de la Primera República. Momento en el que se metieron en un litigio con mi familia por la Alfonsina. Juicio, que ganó mi tatarabuelo, abogado y más listo que “El Pájaro”.

Es gracioso, pero esta es la historia de como mi familia se quedó con la residencia de verano que el pueblo de Santander regaló a Isabel II. Residencia que tiene más historias de las que jamás se podrán juntas, y que probablente se perderán para siempre si no le hecho la casta necesaria para continuar mis escritos…

Al principio, la finca era enorme. Mi familia adquirió la extensión equivalente a la actual manzana. La casa principal era “La Alfonsina”, que después se convirtió en Sanatorio, y más adelante cambió de manos hasta convertirse en el edificio de apartamentos que es hoy, palco preferencial tras la palmera de todas las reuniones familiares en el jardín. “La Casa del Abuelo” la construyó mi bisabuelo, junto a la casa de su padre. En la guerra, la requisaron las tropas republicanas y fue cuartel de intendencia de automóviles (o algo similar). Asesinaron a mi bisabuelo, las cosas de las malditas guerras civiles, en las que cualquier excusa es buena para quitar de enmedio a quien le parece a cualquier mendrugo con un fusil, y a la familia la desterraron a la “casa chica”, que no era otra que las cocheras de “La Alfonsina”.

Pasada la guerra, devolvieron la casa de mi bisabuelo a la familia. Cuando mi abuelo terminó sus estudios y fue prosperando, pudo comprar la que había sido casa de su padre, mientras el resto de la familia disfrutaba de otros inmuebles existentes en la finca. Hoy día, solo quedan las dos casas de la parcela de mi abuelo, el resto ha ido cambiando de manos.

Esta es hoy “La Casa del Abuelo”. Dos casas en una parcela con un precioso y coqueto jardín con todo tipo de flores. Casa a la que he estado siempre volviendo todos los veranos y Navidades. Nací en Santander, acabé siendo sevillano… pero allí sigo teniendo una parte de mi que jamás me quisiera perder. Si algún día la casa desapareciese… al menos he ido creando una maravilla de recuerdos como este que quiero compartir con vosotros.

7 de Agosto de 2010. Segunda aventura musical en “La Casa del Abuelo”. Mi familia ha confiado en mi y nos ha permitido abrir “La Casa del Abuelo”. Por eso, quiero aprovechar este rinconcito para darle las gracias, especialmente a mis abuelos… sin ellos no sería posible la preciosa aventura que hemos emprendido. Os quiero abuelos.

 

Anuncios

10 comentarios to “El Origen de “La Casa del Abuelo””

  1. Margarita Says:

    Entiendo perfectamente lo que sientes por esta casa. Yo también tengo un referente en la casa de Santillana a pesar de no ser mía y estar la pobre cayéndose de vieja.
    Me parece estupenda la idea de escribir la historia de la casa aquí pero, a pesar de que ya anteriormente leí lo que encontré de ella en Internet, no acabo de entender bien los dos procesos en que tu familia parece que estuvo a punto de perder la casa, el primero en 1862 y el segundo durante la guerra. ¿por qué no haces una cronología de lo qué pasó?. Me interesa. A mi me lo puedes contar algún día (cuando lo hiciste estaba pendiente de Ana y no lo pillé bien), pero también es bonito que el resto de la gente se entere y sobre todo que quede. Y… ¡que no se pierda la casa!

    Besos
    Marga

  2. Juan Dúo Torrado Says:

    Hola, no tengo el gusto de conocerte. Es más, he encontrado este artículo de casualidad. El caso es que esta “Casa del abuelo” de la que hablas es una descripción casi exacta del recuerdo que tengo de la que debió ser la casa de mi bisabuelo, Manuel Rodriguez Parets, Recuerdo haberla visitado de niño, hasta los 14 ó 15 años. Despues, los herederos, mi madre, sus hermanas y unos primos, hacia el año 70´o setentaitantos, la vendieron a un primo médico que, como tu dices, había transformado la casa en un sanatorio, creo recordar. Soy hijo de Purificación Torrado Rodriguez y nieto de Carmen Rodriguez, una de las dos hijas gemelas que tuvo Manuel Rodriguez Parets.

    • turin15 Says:

      Hola Juan! Siento muchísimo haber tardado tanto, tantísimo tiempo, en leerte. Tengo el blog un poquito abandonado muy a pesar mío.

      Yo soy nieto de José Luis Rodríguez-Parets, hijo de Manuel Rodríguez-Parets, nieto a su vez de Manuel Rodríguez Parets, venido de Cuba junto a su hermano Buenaventura. Ha pasado tanto tiempo que no tengo muy claro si me dejo alguna generación atrás.

      Yo nací en 1980 y soy el mayor de todos los nitos de mi generación. Me alegra que me hayáis encontrado y que os haya hecho ilusión encontrar un pedacito de la historia familiar.

      Yo vivo en Sevilla, vine a mediados de los 80 con mis padres y por aquí me quedé. Sigo volviendo cada 3 meses a ver a mis abuelos y disfrutar de mis recuerdos de infancia.

      Me encantaría recomponer un poco la genealogía, si me lees estaría encantado de estar en contacto. Mi correo electrónico es diegodelallave@gmail.com

      un abrazo enorme

  3. Begoña Martínez Torrado Says:

    Yo debo ser una prima quinta o sexta tuya !! Soy hija de Emilia a su vez hija de Carmen y Emilio. Yo tengo vagos recuerdos de aquella casa ” la Alfonsina ” que mis padres me llevaron de peq .
    Pero si de todas las historias que mi madre y mis tías me han contado.
    Me ha hecho ilusión leer tu artículo .

    • turin15 Says:

      Hola Emilia!

      Siento muchísimo escribir tan tarde, pero tengo esto un poco abandonado y hasta ahora no os he podido leer.

      Me alegro mucho de que os hayáis topado con la entrada del blog. Yo soy el nieto mayor de Jose Luis Rodríguez-Parets, “Cuni”, propietario de la “Casa de al lado”, la que algunos conocemos como “Casa del Abuelo”.

      Vivo en Sevilla, y subo cada 3 meses para poder disfrutar de los abuelos.

      Mi correo electrónico es diegodelallave@gmail.com, lo leo a diario y será muchísimo más fácil estar en contacto que escribiéndonos por aquí.

      Un abrazo enorme!

  4. Luis Martínez Says:

    Te he leído hoy, 15-06-13. Tu bisabuelo supongo que era Manuel Rodríguez-Parets, tío carnal de mi mujer, Emilia Torrado Rodríguez-Parets. Tengo toda vuestra-nuestra historia, empezando por los precursores a través de la Real Chancillería de Valladolid (siglo XVIII), siguiendo por la bisabuela que dejamos en Cienfuegos, Cuba, y pasando por el General de Ingenieros Manuel, Gobernador de Burgos, primo de Emilia y supongo que abuelo tuyo.

    • turin15 Says:

      Hola Luis!

      Acabo de encontrarme vuestros comentarios. Llevo mucho tiempo sin abrir el blog!!

      Efectivamente, soy bisnieto de Manuel Rodríguez-Parets, nieto de Jose Luis Rodríguez-Parets e hijo de Nieves Rodríguez-Parets. Yo nací en 1980 y fui el primer nieto. Tengo 4 tíos y somos en total 15 nietos por este lado de la familia.

      Me encantaría poder leer vuestra-nuestra historia, sería un auténtico placer poder reordenarla un poco porque no sé si me dejo alguna generación, y además solo conozco qué fue de mi rama directa.

      Yo vivo en Sevilla, aunque vuelvo por Santnader prácticamente cada 3 meses para poder disfrutar de mis abuelos y esa parte de la familia.

      mi correo electrónico es diegodelallave@gmail.com, lo leo a diario y sería un placer estar en contacto.

      Un abrazo enorme

    • turin15 Says:

      Yo soy nieto de Jose Luis, hermano pequeño de Manuel Rodríguez-Parets, que vive en la casa junto a la Alfonsina. 🙂

      Yo creo que tu mujer debe ser entonces prima de mi abuelo si no me equivoco, no?

  5. Luis Martínez Says:

    Rectifico lo anterior, pues mi mujer cree más bien que debes ser nieto de José Luis. Que sepas que por la rama Torrado (vienen de una de las gemelas, Carmen, hermanas de tu bisabuelo), tienes unos 37 primos de tu generación.

  6. Ma Says:

    Me llamo Maria Jose’ y soy hija de Carmina Rodriguez Parets.Me gusta mucho la historia de La Alfonsina.Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: