Archive for the ‘Relatos’ Category

Aquí, bajo las estrellas

marzo 25, 2010

Esta entrada es un comentario a una entrada de Regina Rauda, lo escribo aquí para releerlo algún día. Su entrada me ha gustado mucho. No creo en el horoscopo, xD, pero su entrada es chula. Es una trayectoria horoscopo sentimental que no tiene pérdida. Este fue el comentario que me salió a mi:

“Ella era Piscis. Desde el primer momento en que la vi supe que era una estrella fugaz. Yo era un adolescente y no era consciente aún de mi infatigable cruzada contra lo imposible. Los más de 500 kms que nos separaban no eran suficientes para impedirme seguir la estela de su radiante cabellera rubia. Pero aquella estrella fugaz se apagó, y el meteorito me dio en toa la chorla….. (more…)

Renacer con el Nuevo Día

agosto 1, 2008

Adjunto un relato que he escrito sobre el Amor y el Desamor. Está ambientado en mis amados Cabo Mayor y playa de Mataleñas, aquí en Santander. Es una pequeña vomitona esperanzadora sobre la vida.


El amor va siempre en una dirección. Es algo intrínseco a él mismo. La pobreza de espíritu de los humanos nos hace soñar con un amor bidireccional, y esto nos hace irremediablemente caer en la cuenta de que nuestra naturaleza no nos empuja más allá del egoísmo. Es cierto que hay que distinguir entre tipos de egoísmo, ya que hay egoísmos egocéntricos y egoísmos desprendidos. Mi humilde forma de ver la vida me hace ver que el camino del ser humano no debe ser otro que aquel que empuja a salir de nosotros mismos y transformar ese eogísmo egocéntrico en entrega.

Cuando un amor no es correspondido, debemos ser lo suficientemente inteligentes como para transformar ese amor unidireccional y concentrado solo en un punto de la inmensidad del universo, en un amor más desprendido y enfocado al entendimiento del medio en el que vivimos. Un amor enfocado a las reacciones humanas y su enorme complejidad. Un amor enfocado a nuestra pobre naturaleza imperfecta.

Para ello, es necesario una apertura de miras para entender que toda la maravilla del amor, toda la magia que envuelve las situaciones que hemos vivido, no es más que la magia que llevamos dentro. Ese brillo maravilloso de aquellos ojos que nos daban la vida no es más que la suma de aquel brillo y el reflejo del nuestro. Solo nos evoca todo aquello maravilloso que proyectamos hacia la otra persona. Aquellos momentos de risas vividos, aquellos tiernos… todos aquellos que nos dieron ese enorme bienestar que pensabamos que lo justo sería durasen etérnamente, no son momentos ajenos a nosotros. Tendemos a confundirnos asociándolos solamente a aquella persona de la que nos enamoramos. Es un gran error del alma enamorada. En aquellos momentos, el alma enamorada es el actor principal y no el ser amado. Pero es cierto que aquel sentimiento es una proyeccion, una proyección hacia el ser amado.

El ser amado es el receptor de la mágica y misteriosa reacción que se produce en nuestro interior y que es fruto del enamoramiento. Nuestro egoísmo egocéntrico sale proyectado hacia afuera y se convierte en enetrega. Una auténtica maravilla para las relaciones humanas. El objetivo de esta proyección, evidentemente, es merecedora de ella. Pero de forma evidente también, no puede ser la única merecedora. Hay muchísima gente que puede ser nuestra media naranja. Pienso que todos los seres humanos somos especiales. Para darnos cuenta de ello, solo hay que saber mirarlos y llegar a empatizar con ellos. Tú eres especial, yo lo soy, de la misma forma que la persona con la que compartirá la vida de la persona que amas después de darte el portazo en la cara con el que se despide de tí. Igual de especial que la persona hacia la que proyectarás sueños cuando dejes de soñar hacia ese inapreciable punto del infinito.

Llegado el desamor, uno se da cuenta de que no era lo suficientemente especial para la otra persona, que ésta le pide más a la vida y que la proyección de su amor va más allá de ti, y que la vida para ella está en otra parte y no se proyecta hacia el mismo punto que tú. Llegado a este punto no hay más remedio que claudicar, reírse de uno mismo, maldecir al amor y la estupidez humana. Es el momento en el que uno debe decidir continuar por el camino de la felicidad.

La felicidad no es más que una opción que los seres humanos podemos escoger en cada momento. Pienso que la felicidad es un estado mental. Es vivir con optimismo y mirar con cariño el entorno en el que vivimos buscando la parte buena de todo lo que nos rodea y de lo que somos. Evidentemente hay muchas cosas que nos hacen sentir mal, que nos frustran, que nos entristecen… Cuando llegan estos momentos, después de un proceso de asimilación, es cuando debemos aprender a reírnos de nosotros mismos y retomar la senda de la felicidad que nos lleva al camino del crecimiento personal. Es difícil llegar a ál, pero debemos desprendernos de todo lo negativo y tomarlo. En realidad es nuestra opcióny depende solo de nosotros mismos.

Llegado el momento del desamor, entiendes que has aparecido en un momento de la vida de la otra persona poco oportuno. No era el momento, así que simplemente pasas por la vida de la otra persona mejor o peor, eso ya no importa, porque simplemente pasas. La forma de pasar solo deja mejores o peores recuerdos. Entonces… ¿qué hacer? ¿cómo no vas a seguir feliz por tu camino? Debes optar siempre por la felicidad. Ríete de ti mismo, es tú momento.

Descálzate, siente como pisas la yerba fresca. Tus pies pasan sobre la yerba húmeda por el rocío del alba. Un nuevo día se vislumbra desde lo alto del acantilado y el sol va tiñendo sobre el mar de un color anaranjado el horizonte. Es momento para un nuevo despertar, déjate llevar por tu instinto. Alza la cabeza, el frescor de la mañana refresca tu cara plagada de lágrimas. Bajas lentamente la cabeza, y sol que comienza a aparecer en el albor del día empezará a secar tu cara. Las lágrimas que llegarón a tu boca debes saborearlas. Son el mejor jarabe para la cura de las enfermedades del alma.

Déjate caer sobre las rodillas. Que el leve dolor físico te espabile y eclipse el dolor emocional que tus frustraciones te hacían sentir la noche anterior. El viento que sube por el acantilado te limpia de frustraciones y te hace libre. Aquella persona se fue de tu lado, y ahora te queda lo más importante, te queda algo que nunca nadie podrá quitarte. Te tienes a ti mismo, y debes empezar a disfrutar de ti mismo.

Déjate caer hacia atrás y rueda por la yerba. Que el sol empiece a descongelarte y a quitarte el frío que te ocasionaba la noche y tus propias tinieblas. Expulsas tus miedos y poco a poco vas vislumbrando el poderinfinito de la vida y la magia que todo lo envuelve te hará romper el silencio que guardas en una preciosa carcajada que se une al sonido de las olas allá abajo y al viento que ruge subiendo pequeñas partículas de agua salada. Tu risa se une a los coros de gaviotas que vuelan a tu alrededor buscando comida en el lecho del padre océano.

Ayer pensabas tan solo en la triste miseria de la soledad, y al pasar la noche aquel recuerdo de la persona que te dejó atrás prácticamente ha desaparecido en el limbo de los bonitos recuerdos. Hoy la certeza de que nunca estarás solo te invade. Nunca estarás solo porque te tienes a ti mismo, tienes dentro de ti un ser maravilloso capaz de crear y albergar maravillosos sentimientos, maravillosas acciones y con un potencial que ni tú mismo eres consviente.

El perfume de la yérba húmeda, del salitre, de la tierra, de las flores, de los mojones de vaca y tu propio aroma te envuelve. Cierras los ojos y respiras profundo. Dejas el aire unos instantes en tus pulmones y exhalas lentamente todo el aire hasta que no puedes sacar más aire. No vuelves a respirar hasta que sientes que no aguantas más, y, entonces, una gran bocanada de aire entra en tus pulmones llenándote de vitalidad. Abres los ojos. Te incorporas lentamente.

El sol ha ascendido bastante sobre el horizonte. Te pones en pie. Recoges la guitarra, pronto llegará el momento en el que vuelva la música. Bajas a la playa después de mirar con ojos risueños el horizonte. Te sientes vivo, increíblemente vivo. Te das cuenta de que has vuelto a nacer. Siempre somos capaces de renacer de nuestras cenizas, como el ave fénix. Podemos vencer nuestras miserias con nuestra mejor arma, la más maravollosa de las que disponemos: nuestro pensamiento. El pensamiento dirigido por la voluntad es capaz de cualquier cosa que se proponga.

Ya estás abajo, en la playa. Avanzas hacia la orilla atravesando la arena seca. El suave tacto de la arena fría en las plantas de tus pies te prepara para el impacto térmico del golpe de la ola que rompe ante tí. Esta ola te recuerda que futuros golpes aparecerán en tu camino: desanimos, tristezas, frustraciones… pero sabes que dispones de todos los medios para volver a renacer como lo has hecho este nuevo día.

Te regalas a ti mismo una enorme sonrisa complice mientras recorres la playa enterrando los pies en la arena de la orilla a cada paso. Estás vivo. No puedes ser más feliz.

Redemption Song

noviembre 26, 2007

Entrada escrita durante momentos de duelo por la pérdida de Ramón, mi padrastro.

La rabia y la ira son difíciles de contener en situaciones injustas. Cuando la tensión atenaza tu cuerpo y sientes tu ser proyectándose desde lo más recóndito de tu ser hacia esa gente que tienes frente a ti provocándote… Dios mío dame paciencia, dame temple, dame tranquilidad, dame sosiego, dame equilibrio, dame calma, dame serenidad…

Pero al final algo desencadena una “contenida” reacción. Digo contenida porque te apetece desatar tu ira y hacer estallar los tímpanos de ese enemigo que tienes frente a ti. Una vez tuve ganas de dar patadas en la cabeza a alguien, y estuve a punto de hacerlo… pero algo me paró. Llamad como queráis a ese “algo”… pero ese “algo” me hizo darle a esta persona un abrazo…

Ayer fue distinto. No fui capaz de dar un abrazo. Probablemente porque estas personas no eran próximas, conocía a varias de vista y al cerebro de la operación de oídas.

Traté de actuar con calma, pero no fui capaz de reprimir las ganas de duelo y reté al mafioso a “vernos ahí arriba” cuando pasase todo aquello mientras trataba de obligarles a abandonar el lugar. Y me quedé a solas con el cerebro. teníamos 1 metro de radio para poder desarrollar nuestra lucha dialéctica, un metro que todos respetaron.

Es cierto que me sentía arropado. El silencio complice que me acompañaba desde atrás fue suficiente paradarme alas y mantenerme erguido ante la ignorancia. La ignorancia y el egoísmo van de la mano. Y con una mano agarran a ambos las almas simples. La otra mano les sirve para aferrar fuertemente al miedo.

El miedo a lo desconocido. Lo desconocido para esta gente es un ladrón de guante blanco. Un ladrón que quiere quitarle lo suyo a sus polluelos… Polluelos que con lágrimas en los ojos ruegan que no continue un espectáculo lamentable, suficiente ha sido el drama para ellos como para aguantar a los mayores haciendo el gilipollas bajo la lluvia y el eco del mar rompiendo contra las rocas.

La mar impasible rompía contra las rocas arrastrando espuma y arena. Los pájaros seguían planeando sobre nuestras cabezas. Movimientos que tanto relajaban a alguien que se fue y por fin pudo convertirse en pájaro para ser libre de esa tensión que nos rodeaba. De fondo quedaba en nuestra memoria la tranquilidad dolorosa que embargaba todo antes de que llegase aquella demoníaca tropa venida desde los bajos fondos de la “alta sociedad” de la ciudad que quiso imitar a la nobleza.

Todo tenía que haber salido de otra forma. Pero quizá él sabía que sucedería así… Es muy difícil que las cosas cambien, y más si la gente no piensa con la cabeza y actua con el corazón. Maldito dinero.

Para él esta canción de Libertad, ahora entiendo hasta que punto vivió bajo determinadas esclavitudes. Por eso siempre añoraba tanto esta libertad que ha conseguido.

Canción de Redención

noviembre 26, 2007

Entrada escrita durante momentos de duelo por la pérdida de Ramón, mi padrastro.

La rabia y la ira son difíciles de contener en situaciones injustas. Cuando la tensión atenaza tu cuerpo y sientes tu ser proyectándose desde lo más recóndito de tu ser hacia esa gente que tienes frente a ti provocándote… Dios mío dame paciencia, dame temple, dame tranquilidad, dame sosiego, dame equilibrio, dame calma, dame serenidad…

Pero al final algo desencadena una “contenida” reacción. Digo contenida porque te apetece desatar tu ira y hacer estallar los tímpanos de ese enemigo que tienes frente a ti. Una vez tuve ganas de dar patadas en la cabeza a alguien, y estuve a punto de hacerlo… pero algo me paró. Llamad como queráis a ese “algo”… pero ese “algo” me hizo darle a esta persona un abrazo…

Ayer fue distinto. No fui capaz de dar un abrazo. Probablemente porque estas personas no eran próximas, conocía a varias de vista y al cerebro de la operación de oídas.

Traté de actuar con calma, pero no fui capaz de reprimir las ganas de duelo y reté al mafioso a “vernos ahí arriba” cuando pasase todo aquello mientras trataba de obligarles a abandonar el lugar. Y me quedé a solas con el cerebro. teníamos 1 metro de radio para poder desarrollar nuestra lucha dialéctica, un metro que todos respetaron.

Es cierto que me sentía arropado. El silencio complice que me acompañaba desde atrás fue suficiente paradarme alas y mantenerme erguido ante la ignorancia. La ignorancia y el egoísmo van de la mano. Y con una mano agarran a ambos las almas simples. La otra mano les sirve para aferrar fuertemente al miedo.

El miedo a lo desconocido. Lo desconocido para esta gente es un ladrón de guante blanco. Un ladrón que quiere quitarle lo suyo a sus polluelos… Polluelos que con lágrimas en los ojos ruegan que no continue un espectáculo lamentable, suficiente ha sido el drama para ellos como para aguantar a los mayores haciendo el gilipollas bajo la lluvia y el eco del mar rompiendo contra las rocas.

La mar impasible rompía contra las rocas arrastrando espuma y arena. Los pájaros seguían planeando sobre nuestras cabezas. Movimientos que tanto relajaban a alguien que se fue y por fin pudo convertirse en pájaro para ser libre de esa tensión que nos rodeaba. De fondo quedaba en nuestra memoria la tranquilidad dolorosa que embargaba todo antes de que llegase aquella demoníaca tropa venida desde los bajos fondos de la “alta sociedad” de la ciudad que quiso imitar a la nobleza.

Todo tenía que haber salido de otra forma. Pero quizá él sabía que sucedería así… Es muy difícil que las cosas cambien, y más si la gente no piensa con la cabeza y actua con el corazón. Maldito dinero.

Para él esta canción de Libertad, ahora entiendo hasta que punto vivió bajo determinadas esclavitudes. Por eso siempre añoraba tanto esta libertad que ha conseguido.

Las Locas Aventuras de Pocholo y Dinito

abril 8, 2004

Relato escrito allá por el año 2003. Tonterida española vivida con mi padre apoteósicamente vergonzante… Publicada en El Pobrecito Hablador el 8 de Abril de 2004.

Muy buenas noches desde el apartamento glamouroso donde vivo. Hoy he decidio empezar una saga que espero que sea de culto.. las locas aventuras de Dinito y pocholo….

Para empezar no se quien va a ser quien… si mi padre va a ser pocholo, o lo voy a ser yo… porque no sé quien de los dos está mas zumbao.. sé que muchos no le conoceis, y que igual no me habeis visto en accion.. pero bueno. Para empezar me gustaría recordar con cariño a aquel personaje que era mi padre… un hombre responsable y muy respetable, cuya vida era el trabajo. Su única afición era jugar al carta blanca, si, ese juego del güindous al que no sabe jugar ni Dios…

Nuestro querido amigo salió de su letargo hace poco más de un mes… ya decía yo… por algún lao tenia que salir, ya que después de haber acabado las 32000 (si,treinta y dos mil) posiciones posibles del entretenido juego, supongo que un dia de repente se dio cuenta de que sus úl.imos 25 años habían desembocado en un callejón sin salida…

Pues si, a nuestro querido amigo le llegó ese triste dia en el que se metió en la ducha, y cuando estaba jabonandose, miro hacia abajo y clamó al cielo horrorizado.. si querido Pocholo, tu amigo esteban debía estar debajo de aquello que parecia una talega de pan de lana negra… así fue como descubriste que te habías hecho mayor… asi que a cuidar a tus queridos nenes (que bien guapos que hemos salido, eh?) y a trabajar a destajo con tus amadas hojas de cálculo… pasaron los años… siguieron pasando… una excelente carrera profesional… en la oficina era conocido como ese tio que está continuamente hablando de trabajo… cervecitas a la hora del almuerzo… hablando de trabajo… la separacion… y mas trabajo… la tension x las nubes, riesgo de infarto.. y mas trabajo… trabajo, trabajo, trabajo…

Pero tarde o temprano tenia que ocurrir algo que hiciese que nuestro querido hombrecillo saliese del letargo de los últimos 25 años, y volviese aquel organizador de guateques, aquel bailarin de twist enloquecido… todo un yeye. Pocholo habia vuelto… tiembla mundo!!!!

Pues si… lo primero que decidio era irse a la playa todos los días para coger ese moreno tan ibicenco, tipo agromán. Si, más que un nota moreno parece el indio de torreblanca… después decidió atracar una óptica en torreblanca, de donde sacó ese repertorio de gafas de sol con las que nos deleita a diario. Y para qué hacer todos esto, os estareis preguntando… pues para que iba a ser si no era para ligarse a unas gachises…y así comenzó todo… pero.. donde están las gachises??? pues dijo, vamos a lo fácil… la cafetería de la oficina… y palla se fue. Y allí atacando indiscriminadamente a todas las nenas, cual john travolta en fiebre del sabado noche, pero más a lo alfredo landa en con faldas y a lo loco.Cuando ya estaba despendolao… solo le faltaba algo… un vehículo adecuado a su nuevo estad
mental… si, un deportivo.

Pues la extraña pareja surgió una noche veraniega como la de hoy.. Dinio le dijo a pocholo..quieres ir a cenar por ahi? imaginaros.. una vez salidos del hotel de la caspa… estaban deseosos de encontrar gachises distintas a la yola, la malena, aramis de los cojones… y allí salieron montados en el buga sin la capota… Dinio muy guapo disfrazado con un polo y unos nauticos, y pocholo con los ojos fuera de las cuencas detras de todas las niñas que pasaban.

Pues si… cualquier fémina que se cruzaba con ellos, provocaba las miradas atónitas de pocholín… mientras cenaban, se le iban los ojos, quería hablarles a las niñas que los rodeaban.. hasta llegó a provocar la vargüenza ajena de su compañero dinio.. y eso que la vergüenza no es una de sus características. Pues si.. pocholo se vio obligado a reprimir sus ansias de don Juan, postergandolo para el momento de tomar la copichuela de rigor… pero no, chicos, no aguanto tanto tiempo. Decidió montarse en su chorbamovil, y decirles cosas a todas las feminas de las motos, pasearse despacito entre las botellonas en la isla de la cartuja, volver a pasar por los grupitos que hacian oles por lo espectacular de su vehículo…. correr a todo carajo detras de los coches con niñas…. el culmen fue cuando le dijo a dos canorras gordas que iban en una moto… donde vais chatas? dinio estaba sepultado en el asiento del deportivo subiendo el volumen de “the presence or the lord” de Blind Faith (temazo increible) diciendo… Dios mio, esto es inaudito… insólito, innifugo, innnnnnnnnnnnnnnnnnnnnmortah

En fin… al final despues de rogar encarecidamente a pocholo que me trajese a casa a eso de 1 de la mañana accedio a buscar mas tiempo aparcamiento enfrente del parque para ir a “ligar cobre” (curiosa expresion empleada por él, supongo que será de los años 60) en el alfonso y bilindo… lo consegui.. llegué a casa… y decidí comenzar este diario de batalla que comparto con vosotros.

No sé como acabará esto.. lo que si que sé es que el proximo dia conduciré yo, y pasando de canis.. que de tias pepino habia por ahí… y como se fijaban en el coche.. y en el cacho de copiloto que iba 😉 asi que.. tendré que explotarlo, y daré un par de consejitos a mi progenitor pa que se entere de como se “liga cobre” en el siglo XXI

Con cariño, Dinio